Hoy tenía que parar unos minutos porque es tu cumpleaños. Ni siquiera me he acordado, me lo ha recordado el calendario.  Mira que eres importante y haces mucho por nosotros, estás siempre ahí, sonríes y nos excusas lo imperdonable. Nos das las herramientas para crecer, crear e incluso cuando no te tratamos con tanta delicadeza.

Más que un medio eres motor y puente, porque haces posible nuestro día a día. Al menos, nos pones pocos impedimentos, porque la gran mayoría de las trabas nos las ponemos nosotros mismos. Nos acordamos de ti cuando parece que el techo se nos cae en la cabeza, pero aun así, tú nos arropas y cobijas.

Espero que algún día, todas las historias que estás cosechando me las cuentes y recrees los momentos con palabras llenas de sabiduría y humildad, porque desde aquí abajo, tan pequeña y a la vez tan grande, sigo pensando que tenemos mucho aún por aprender y que si no te prestamos atención y no te escuchamos, llegará un momento en el que te perderemos y entonces serán muchos los lamentos, como suele pasar, pero ya será tarde.

Espero que en este nuevo año que comienza para ti, nos hagamos más conscientes de lo importante y maravillosa que eres. Ojalá te empecemos a valorar como se debe y que te disfrutemos, porque a veces, se nos olvida hasta recrearnos en las cosas más sencillas y accesibles.

Te deseo un muy feliz cumpleaños y espero que seamos muchos los que al menos te dediquemos unos minutos para felicitarte.

Gracias por hacer posible nuestro día a día. A veces con más lluvia, otros con más frío, pero siempre amaneces, no puede haber alguien tan fiel.

Feliz cumpleaños TERRA

Con cariño,

Pilar.